Pienso que estos Juegos son una gran oportunidad para todas las personas, para que podamos ser conscientes, que a pesar de las diferentes adversidades que puedan haber en nuestras vidas, como la edad, la pobreza y hasta una dificultad física, son posibles de vencer con empeño y perseverancia y, sobre todo, con el firme propósito de conseguirlo.

Hace unas semanas, en la televisión, vi un reportaje sobre la comunidad china en Madrid; trataba de cómo algunos habían conseguido el éxito gracias a su perseverancia y a su filosofía de trabajo. Me pareció realmente motivador ver como personas de una cultura e idioma tan diferentes a la española, habían alcanzado sus metas en diferentes actividades y, que seguro, a muchos otros les parecería difícil o  imposible de conseguir.

Lo que dices y haces te puede conducir hacia  la felicidad, o se puede volver contra ti y convertirse en  tu peor desgracia. Buscamos la felicidad de diferentes formas, esperamos que alguien nos de la fórmula mágica para aplicarla, sin embargo, no nos damos cuenta que nuestra felicidad depende de nosotros mismos, que somos el producto de nuestros actos, acciones o reacciones.

Mantener el espíritu limpio y lleno de paz es una premisa de casi todas las personas del mundo, no importa cuál sea su creencia religiosa o su cultura, es por ello que se podría decir que todas las personas buscan mantener una vida tranquila y serena, con la que puedan a llegar a encontrar un equilibrio completo entre su vida normal y la dimensión espiritual”. (Periódico digital ‘La Jornada’)

Hay canciones que nos gustan mucho, letras y melodías que acompañan nuestros sentimientos y emociones, que nos hacen vibrar, que alimentan el alma y nos transmiten diferentes sensaciones agradables; pero también hay canciones que en lugar de levantarnos el ánimo nos transmiten mensajes negativos que van en contra de nuestra autoestima. ¿Alguna vez habéis puesto a pensar  en las letras que estáis escuchando,  habéis sido conscientes de las ideas que transmiten y, que casi sin darnos cuenta, interiorizamos como sentimientos propios?