SER FELIZ...Papa Francisco
  • Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.
  • Sólo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.
  • Hay muchos que te aprecian, admiran y te quieren.
  • Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.

Cuantas veces te has preguntado, qué puedes hacer para conseguir cambiar tu vida, para vivir como siempre has soñado, para alcanzar todo aquello que piensas y, luego crees, que es un imposible. Cuantas veces has sentido la derrota sin siquiera haber podido empezar, simplemente, porque no sabías por dónde empezar.

Cada día puede ser un día feliz, podemos conseguir vivir con alegría, energía y sin temores, solo basta con reservar quince minutos de nuestro tiempo, un poco de sabiduría, para conseguir que nuestro cuerpo, mente y espíritu, restauren su equilibrio; nacemos con una maquinaria perfecta que es capaz de curarse sola, pero somos nosotros, con nuestros pensamientos y emociones negativas, que interrumpimos ese bienestar, dañando su perfecto equilibrio.