Sana tu mente, cuerpo y espíritu

EL AMOR ACTIVA TU CURACIÓN

¿Qué podemos curar con el amor? Todo, como dice el dicho: ‘el amor lo cura todo’. Hay enfermedades físicas, mentales y, también, del alma y del espíritu.

Para que el amor haga su parte y, pueda curar lo que está enfermo, hay que hacer,  no se trata solo de sentirlo, hay que demostrar ese amor hacia ti mismo y hacia los demás, si quieres conseguir cambiar las cosas, hay que actuar, aunque sean pequeñas cosas, sumadas se harán grandes y, te permitirán conseguir la curación.

El amor es un sentimiento muy grande que podemos ofrecer a Dios, nuestra pareja, nuestros padres, hijos, amigos y al mundo entero, incluida la propia naturaleza y nuestro planeta. Sentir amor por los demás es sentir gratitud, empatía, cariño, comprensión, perdón y, misericordia; induce fuerza, paz, tranquilidad, alegría y por ende un bienestar en el ser humano.

Cuando albergamos sentimientos opuestos al amor enfermamos.

Cuando se confunde el amor con obligación, con sentimientos de culpa, o con querer aparentarlo, es un auto – engaño y también enfermamos. Si no puedo amarme a mi mismo/a, seré incapaz de amar a nadie y también enfermaré.

No debemos olvidar que cuerpo, mente y espíritu están unidos y son uno solo. Por lo tanto, si uno de ellos está débil y en desequilibrio, los otros dos se verán afectados; es el principio de la física cuántica. Se ha demostrado que muchas de las enfermedades físicas de los niños pequeños, son reacciones causadas por algún desequilibrio y energías negativas que absorben  de las personas más cercanas, como la madre o su cuidadora y, el niño usa la enfermedad cómo un medio para defenderse del malestar que le está afectando su propia energía. La falta de amor causa su enfermedad.

Hiromi Shinya, médico japonés, dice: “Para estar sano es imprescindible sentir amor por alguien”. Él plantea que las personas que tienen sentimientos de gratitud difícilmente enferman y, que “ha habido casos en el mundo en los que la gente que sufre cáncer, desarrolla por algún incidente u otro, sentimientos de gratitud y, una vez que tienen esos sentimientos comienzan a recuperarse”.

Hazte consciente de la falta de amor que hay en tu vida; si hay escasez de perdón y comprensión hacia otro, estás acumulando energías negativas que bloquean los órganos de tu cuerpo y, poco a poco, casi sin darte cuenta vas a ir enfermando. Tú puedes revertir o, mejor aún, prevenir la enfermedad. Actúa, vence tu resistencia, aunque sea difícil, dar ese primer paso hacia el entendimiento y el perdón, ablanda tu corazón.

Para cambiar nuestra forma de sentir es necesario cambiar nuestra forma de pensar; según como pienso, interpreto el mundo y así actuaré de una forma u otra.

Para dar amor, primero debo tener pensamientos de amor. Louis Hay en su libro ‘Usted puede sanar su vida dice: “Dentro de usted hay un poder y una inteligencia increíbles que responden constantemente a sus ideas y a sus palabras. A medida que aprenda a controlar la mente escogiendo conscientemente sus pensamientos, irá ganándose como aliado ese poder”

Citando nuevamente al Dr. Shinya, él dice que “la motivación, el bienestar y la felicidad nacen del amor”. Sea cual sea la forma de este amor;  por eso, creo que debes darte una oportunidad, deja atrás el odio, rencor, envidia, celos, la no aceptación y todos esos sentimientos opuestos al amor. Eres producto del amor y, por lo tanto, estás predestinado a darlo, porque esa es la única forma de poder estar sano en cuerpo, alma y espíritu y, caminar por la senda de la felicidad.

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment