Tienes 15 segundos para cambiar tu vida

TE PRESENTO EL RETO DE LOS 15 SEGUNDOS

Siempre puedes elegir vivir con equilibrio, usa tu capacidad de decidir y, escoge si te quedas con lo que te aporta o con lo que te limita y altera, solo tienes quince segundos para conseguirlo.

Tu realidad se forma en tu mente y la percibes según tu historia de vida. Tus vivencias y aprendizajes condicionan tu lectura de lo que pasa a tu alrededor.  La visión que tienes de la realidad está condicionada por la forma como la interpretas; en este sentido, cada persona es única y, difiere una de otra en emociones, sentimientos y en su forma de pensar, frente al mismo acontecimiento.  

¿Por qué si somos libres de elegir, no lo hacemos? Aunque tenemos el poder de elegir que creencias, pensamientos y actitudes son los que nos hacen bien, generalmente terminamos haciendo lo mismo y repetimos comportamientos, apartándonos de nuestro poder de elección. Esto tiene un trasfondo y explicación científica.

Fernando Botella en su libro ‘Atrévete’, nos da esa explicación basada en la ciencia. “[…] el ser humano está programado para defenderse, para el miedo, para encender todas las alarmas necesarias si se siente amenazado”. Existe un hilo neuronal que une el tálamo, principal órgano perceptivo, con la amígdala, centro del miedo; cuando el tálamo recibe el mensaje perceptivo lo envía a dos locus (lugares) a la amígdala y al neocortex prefrontal (locus del intelecto). La amígdala recibe el mensaje a una velocidad mayor que el neocortex, porque tiene la ventaja de estar unida por un hilo directo con el tálamo, esto es muy importante porque nos sirve para nuestro instinto de supervivencia. El neocortex es el que tiene la capacidad de evaluación y discernimiento.

La amígdala actúa casi por reflejo basándose en las experiencias previas, mientras que el neocortex se detiene a evaluar. Ahora, la primera recibe solo el 5 por ciento de la información, mientras que el neocortex, el 95 por ciento. Pero según estudios científicos relatados en este libro, existe una posibilidad de salvación ante el llamado “secuestro amigdalino”,  solo es un ‘cuarto de segundo’ que puede prevenir ese secuestro que el terror provoca en nuestra mente y que no te deja elegir libremente. Aunque este tiempo parece ínfimo, es suficiente para cambiar la interpretación de las percepciones recibidas. Así por ejemplo cuando vas por la carretera conduciendo y otro coche se te cruza, tienes 15 segundos para decidir si piensas que es una persona por la que no vale la pena ni molestase, o si le sigues y, terminas haciendo lo mismo con el riesgo de padecer un accidente.

En cada instante de tu vida puedes elegir el lado que te aporta, como cuando ves que tu jefe se acerca y empiezas a pensar que has hecho algo malo, puedes elegir y pensar que se trata de otra cosa, sin alterar y dañar el equilibrio de tu mente, cuerpo y emociones. Ejemplos como estos seguro que ahora mismo se te ocurren miles. Como el caso de Martina, cuando un cliente le devolvió un producto porque estaba defectuoso, entró en pánico y, si le agregamos todos los pensamientos negativos que empezó a generar, causándole una fuerte ansiedad; si hubiera hecho uso de sus quince segundos, para sopesar de otra forma la situación -ya que era un hecho que había sucedido antes a otros vendedores- pudiendo razonar y encontrar una solución con la mente lúcida y libre de miedos.

Es así como actúa nuestra mente jugándonos malas pasadas, muchos de nuestros comportamientos van en piloto automático, sin darnos la oportunidad de detenernos a evaluar que es lo que realmente nos conviene pensar y hacer, para vivir más felices y con más equilibrio.

Ten en cuenta este cuarto de segundo, puede ser la diferencia entre tener una vida cómo realmente te gustaría, a otra llena de miedos. Tú eres libre de cambiar lo que percibes y de pensar de una forma diferente a la acostumbrada. Es la forma de crearte un mundo más justo para ti y para los que te rodean, porque la verdadera libertad de poder pensar y actuar, radica en el respeto mutuo de lo que nos diferencia. ¿Te atreves a vencer el reto de los 15 segundos?

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment