Cómo medir la felicidad

USA TU FELICIÓMETRO

Para poder usar el felciómetro primero debes instalarlo. Este sirve para que puedas medir tu felicidad y, también, como una alarma, que te avisa cuando esta se encuentra en peligro.

La instalación de este artilugio empieza cuando conoces los parámetros que te permitirán detectar todo aquello que puede afectar tu felicidad, te ayudará para que día a día aprendas a ser más feliz y, quites de tu vida el sufrimiento, la depresión y la tristeza.

Estudios como los de Martín Seligman, comprueban que la felicidad se puede medir y se puede enseñar. Es así, que científicamente se ha demostrado que las habilidades como la autoestima, la gratitud, el coraje y el optimismo son los pilares de la felicidad, el feliciómetro basa su funcionamiento en potenciar estas 4 cualidades. Se activa cuando estás consciente y pones en marcha su uso, al comienzo puede ser difícil, pero con el tiempo se aprende y puedes llegar a activarlas sin esfuerzo.

Te cuento el caso de una clienta, Almudena, abogada, trabajaba y vivía con su padre, cuando él fallece le deja un gran vacío y mucha tristeza. Pero después de dos años, ella no logra superar este estado, a tal punto, que casi no puede trabajar. Cuando ella consigue ser consciente y ver que más que la muerte del padre, era la forma como ella había enfocado su vida, así como también, todo lo sucedido; es cuando ella empieza a darse cuenta de su realidad, de lo que le afectaba y, como todo dependía más de lo que había en su interior, que de los hechos que sucedían fuera de ella.

Así, ella pudo darse cuenta que no era la muerte lo que la sumió en esa tristeza, sino más bien, la forma cómo ella había querido afrontar el hecho y, además, cómo ella se percibía así misma, como una persona débil e incapaz de afrontar la vida y con una baja autoestima. Al hacerse consciente de esto, es cuando consigue salir de su estado.

Actualmente Almudena dirige el estudio de abogados de su padre. Consiguió auto-descubrir todas sus habilidades -que siempre había dejado en segundo plano cuando vivía su padre- y también, aprendió a estar agradecida de todo lo que la vida le ofrece, además, al estar más positiva mejoraron sus relaciones familiares y laborales. Así, ella empieza a cambiar su forma de ver la vida y que es posible, ser feliz.

En un plano general, podemos decir que es la autoestima la que nos da esa fuerza, ese optimismo por la vida, es la que nos hace sentirnos valientes y capaces de vivir y, es la que nos da la oportunidad de ser felices; cuanto antes aprendamos este recurso, más pronto nuestra vida mejorará. Las dificultades y problemas siempre existirán, depende de ti cómo quieras afrontarlas. Repito, no es fácil, pero como todo en la vida, hay que esforzarse y aprender a usar este feliciómetro y, tener en cuenta que son la autoestima, la gratitud, el coraje y el optimismo los que nos permitirán potenciar nuestra felicidad.

Ahora puedes empezar a usar este recurso, mide tu felicidad y ponte manos a la obra para mejorarla. Cuando te sientas triste, deprimido y sin fuerzas, piensa si tienes activados los cuatro pilares Analiza cómo esta el nivel de tu autoestima, ponte en alerta, fijate en la forma cómo estás enfocando los hechos, que está fallando en ti. También, con solo darnos cuenta de lo que tenemos y agradecer por ello, ya es un gran comienzo. No olvides observar el nivel de tu coraje, ¿eres de los que luchan por lo que quiere, o de los que esperan a ver que le depara la vida? Pon en practica el optimismo, aunque algunos creen banalizar este tema, siempre ayuda ver el lado bueno de las cosas; recuerda que ser feliz se aprende y se puede medir.

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment