Medallas de Río 2016

LO INCREÍBLE DE RÍO 2016

Pienso que estos Juegos son una gran oportunidad para todas las personas, para que podamos ser conscientes, que a pesar de las diferentes adversidades que puedan haber en nuestras vidas, como la edad, la pobreza y hasta una dificultad física, son posibles de vencer con empeño y perseverancia y, sobre todo, con el firme propósito de conseguirlo.

Todos podemos lograr nuestros sueños, por difíciles que parezcan, solo hace falta desear con intensidad y trabajar para conseguirlo. No he podido dejar de emocionarme al descubrir las diferentes historias de superación, lucha y perseverancia que hay detrás de los logros de los atletas que participan de las diferentes disciplinas en las XXXI Olimpíadas, que se juegan en la era moderna, en Río de Janeiro.

Historias como el de la china Shang Chunsong quien se quedó a las puertas de lograr una medalla en el concurso de gimnasta individual completo. Lleva desde los 7 años entrenando para poder conseguir una medalla y, el dinero necesario, para pagar la operación de vista de su hermano invidente. Ella proviene de una aldea pobre y, para poder pagar sus clases de gimnasia, el hermano invidente dejo de estudiar y empezó a trabajar como masajista.

O el caso de Michael Phelps, el nadador que ha batido todos los records y ha conseguido 22 medallas de oro olímpicas. De pequeño era un niño hiperactivo que tenía que ser medicado; en la adolescencia, tenía los brazos tan largos que le llegaban a las rodillas, siendo víctima de burlas por parte de sus compañeros; luego, años más tarde, sus padres se divorciaron y, a pesar de todo, ha conseguido ser el mejor nadador del mundo y un orgullo para los americanos.

Con 41 años, Oksana Chusovitina se ha convertido en la gimnasta femenina más longeva de la historia. estos son sus 7º Juegos y se enfrenta a rivales a las que casi les triplica la edad, ha conseguido la quinta posición en la categoría de salto femenino representando a Uzbekistán y opta por la final que se celebrará el próximo domingo. “Realmente amo el deporte, amo complacer al público. Amo salir y actuar para el público y para los aficionados”, dijo Oksana cuando fue entrevistada.

Otra historia increíble es el de la nadadora Yusra Mardini de 18 años y refugiada siria. En su huida hacia Europa, su embarcación naufragó y ella con otros dos refugiados se lanzaron al agua para arrastrar la barca y consiguieron salvar a sus familias. Actualmente vive en Alemania y al ver sus aptitudes querían prepararla para Tokio 2020, pero su acelerado progreso y su intenso trabajo ha permitido su presencia en Río 2016.

Es increíble, ver el dominio que tienen de sus cuerpos y la concentración que consiguen todos los atletas, ellos han dedicado gran parte de su vida a entrenarse para poder competir en estos Juegos Olímpicos, pero lo que resulta más increíble son sus propias vidas. Al verlos, no siempre se tiene en cuenta el gran sacrificio que realizan a diario para conseguir lo que se han propuesto y, además, los obstáculos que han tenido que vencer. Todos los entrevistados dicen sentirse felices de haber podido llegar y participar en Río 2016. Sin duda, son historias inspiradoras.

Me gustaría terminar con la cita del libro ‘Usted puede ser lo bueno que quiera ser’ de Paul Arden: “El talento ayuda, pero la ambición lleva más lejos. Todo el mundo quiere ser bueno, pero poca gente está dispuesta a a hacer los sacrificios que conlleva ser grande”.

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment