La perseverancia

HAZ REALIDAD TUS SUEÑOS

Hace unas semanas, en la televisión, vi un reportaje sobre la comunidad china en Madrid; trataba de cómo algunos habían conseguido el éxito gracias a su perseverancia y a su filosofía de trabajo. Me pareció realmente motivador ver como personas de una cultura e idioma tan diferentes a la española, habían alcanzado sus metas en diferentes actividades y, que seguro, a muchos otros les parecería difícil o  imposible de conseguir.

El relato, que más llamó mi atención, fue el de una chica china que empezó trabajando como camarera y que soñaba con tener su propio restaurante. Ella contó que durante 6 años, para poder ahorrar, lo único que colgaba en su armario era el pantalón negro y la camisa blanca de su trabajo, dijo que se olvidó del entretenimiento y que solo trabajaba para ahorrar y poder conseguir su sueño; actualmente es dueña de una cadena de 6 restaurantes de comida china. Ya dice el dicho “el que sigue la consigue”.

Nuestra sociedad actual parece verse invadida por la cultura de los estímulos constantes y el querer siempre más, se busca lo inmediato, es la ley del mínimo esfuerzo. Este estilo de vida hace que las personas se vean impedidas de poder elegir su propio destino, trazarse planes, conseguir triunfar en algo y hacer realidad los sueños.

Personas como la chica china, que saben lo que quieren y están dispuestas a luchar por conseguirlo, posee un patrimonio  propio de los triunfadores, la perseverancia. Por eso, si eres de los que solo sueñan con un futuro mejor y estás esperando a ver que te depara la vida, o si el gobierno cambia las leyes, o si tienes un golpe de suerte; puede que se te pase la vida entera y, cuando menos te lo esperes y, mires hacia atrás, solo verás el tiempo desperdiciado.

No es malo soñar e imaginarte que haces realidad tus más grandes sueños, porque es el impulso y el primer paso de tu mapa de ruta, pero sin la acción, no hay objetivo por simple que sea, que pueda alcanzarse. Es fácil soñar despierto, construir castillos en el aire, pero el esfuerzo, la constancia y, la voluntad que se requiere para hacer realidad los sueños, es la fortuna de quienes perseveran. Goethe decía: “En lo ideal todo depende del impulso; en lo real, de la perseverancia”

¿Qué es la perseverancia? “Se conoce como perseverancia a aquel valor que disponen algunos seres humanos en su actuar y que implica la constancia, la firmeza y la tesón en la consecución de algo […].Es decir, la perseverancia es aquello que uno se propone alcanzar y por el cual empleará los medios, las estrategias que sean necesarias para llegar a tal o cual fin”. No importa la meta propuesta, puede ser la de graduarse en la carrera, dejar de fumar, adelgazar, emprender un negocio, conseguir pareja, ascender en el trabajo o mejorar en tus relaciones, lo importante es actuar y ser constante.

La perseverancia es la capacidad de seguir adelante a pesar de cualquier obstáculo, es la que nos da la fuerza para luchar contra los obstáculos que se atraviesan en nuestro camino y, la que determina el éxito o el fracaso de nuestra vida. Cualidades como el tesón, el ahínco, la constancia, el no procrastinar, la valentía, la fuerza de voluntad, el trabajo y la ambición, nos aseguran poder llegar a la meta final. La perseverancia hace que a pesar de las dificultades no desfallezcamos, es como la estrella que guía nuestro camino, es la que hace posible que nos despertemos todos los días con la fuerza y alegría para seguir adelante y hacer realidad nuestros sueños.

La mayoría de los hombres no carecen de fuerza, sino de constancia” (Victor Hugo). Todos somos capaces de alcanzar lo que deseamos, los obstáculos más difíciles de vencer son los creados por nosotros mismos, derrotarlos nos hace grandes, eleva el nivel de nuestra autoestima y nos vuelve poderosos ante la vida. Una vez más, nuestra mente juega un papel preponderante  en todo lo que queremos conseguir,  nos capacita para luchar por nuestros sueños y para saber disfrutar del camino recorrido. Haz realidad tus sueños, da un paso cada día, traza tu mapa de ruta y no dejes de perseverar hasta conseguirlo.

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment