00013375

FELICIDAD Y FRACASO

¿Eres de los que odian sus fracasos y que prefieren olvidar y solo concentrarse en sus éxitos?

Te equivocas. A pesar, de que es recomendable poner nuestro foco de atención en todo aquello que nos salió bien para repetir o tener un punto de partida para crecer, nuestros fracasos, también, son una fuente importante de información para mejorar nuestros resultados. La felicidad y el fracaso son dos caras de la misma moneda, como el día y la noche.
Mirar solo nuestros aciertos, dejando de lado nuestros fracasos, es como tener solo una parte de la verdad. Necesitamos regodearnos de nuestros éxitos, pero sin olvidar la experiencia de los fracasos. El fracaso nos fortalece y nos da la oportunidad de hacer las cosas mejor, Henry Ford decía, que “el fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito”, lo cierto es que de la experiencia de ambos, podemos aprender.

Siempre hay algo nuevo que aprender o hacer, vencer el miedo a lo desconocido y al riesgo es lo que nos ayuda a seguir adelante. La vida consiste en vivir una larga sucesión de experiencias de las que podemos recoger muchas enseñanzas y experiencias nuevas. Interiorizar esta idea marcará la diferencia en tu vida.

La disposición para buscar nuestra propia felicidad, es lo que hará posible que podamos seguir adelante a pesar de las desavenencias de la vida, a pesar de las caídas y fracasos. Como dijo alguien sabio, siempre sale el sol al día siguiente y, es así. Si alguna vez has tenido una mala experiencia, ahora que ha pasado el tiempo, te darás cuenta de que si hubieras aprovechado mejor las enseñanzas de la misma, hubieras conseguido hacer más cosas y, seguro, de otra forma.

No se trata de engancharte al pasado, eso más bien, es no saber vivir; sino, se trata de echarle una mirada para ver lo que te resultó fructífero y lo que no. Ambos conocimientos puedes ponerlos en tu vida actual para mejorar tus objetivos y, hacer que estos lleguen a buen fin. Nunca es tarde para volver a empezar y conseguir tener una vida mejor y el éxito deseado.

Lo aprendido en el camino te permite crecer y ser más feliz, la clave está en que te decidas a poner en práctica la lección y, una de las mejores formas es convirtiendo en nuevos hábitos las enseñanzas, así, será más difícil que vuelvas a tropezar con la misma piedra. Hábitos que signifiquen nuevas formas de pensar, actuar y sentir, ensayarlos hasta que formen parte de ti y surja tu nuevo ser, fortalecido, más sabio, más paciente y con más recursos para enfrentarse a los constantes retos de la vida. No dejes que el éxito se te suba a la cabeza, ni dejes, que el fracaso se te suba al corazón.

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment