Ser feliz a pesar de todo y de todos

SER FELIZ A PESAR DE TODO Y DE TODOS

¿Es posible ser feliz a pesar de todo y de todos? Los entendidos en la materia dicen que sí y,  que lo más importante es nuestra actitud ante la vida, nuestra forma de ser, la capacidad de vivir  sin egoísmos, y la actitud hacia los demás y por los demás. También depende de nuestra escala de valores,  prioridades y, sobre todo, de nuestra capacidad de enfrentar las dificultades y desavenencias.

Muchas veces no apreciamos lo que tenemos hasta que lo perdemos y, lamentablemente, esto sucede más de una vez mientras vivimos; siempre queremos más, o simplemente no apreciamos ni damos valor a las cosas, personas y situaciones que forman parte de nuestra vida; lo lamentable es que sólo cuando pasamos por una crisis reconocemos y valoramos de diferente forma.

Álex Rovira, escritor y consultor, dijo en una entrevista para el periódico el Confidencial.com: “… sólo si aceptas la pérdida de todo puedes tener algo. Esa es la esencia. Todo depende de las expectativas que pongas en las cosas. Si eres moderado en lo que esperas, lo que consigas estará por encima de tus expectativas y estarás agradecido por ello.”

 Creo que no se trata de ser conformista, sino, más bien, de apreciar lo que tenemos, de encontrar lo bueno, lo bello y darle el justo valor a las cosas, de aprender a disfrutar de lo pequeño y lo grande, de vivir sin desear lo que tienen los demás y anhelar la suerte de otros, porque, muchas veces, no sabemos si ha sido suerte o verdadero esfuerzo.

Orison S. Marden en su libro ‘La alegría de Vivir’ nos decía: “Desgraciadamente, hay personas que saben obtener de su alrededor todo cuanto enriquece la vida, mientras que muchísimas extraen muy poco aún en las condiciones más favorables de riqueza. Es que todo  consiste en la calidad del carácter que sabe absorber: hay personas tan ciegas para lo bello, que pasan indiferentes por los escenarios más maravillosos, sin que se les emocione el alma, sin que sientan siquiera un asomo de la inspiración que arroba a otras”.

Entonces, se trata de estar alertas, de tener fe, de ser agradecidos, de no perder las esperanzas, de ordenar nuestra escala de valores y, de adoptar una actitud responsable hacia las personas que nos rodean y hacia nosotros mismos.

 

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment