Espiritualidad

Cómo ser más felices a través de la espiritualidad

 

En la búsqueda de poder ser más felices, existe un acertado camino y, es a través de la espiritualidad, mucha de la infelicidad, tristeza, y pesimismo que se vive en estos tiempos se debe al desequilibrio entre lo material y espiritual, a que no sabemos alimentar nuestro interior, cayendo así, en el vacío existencial, en no saber el verdadero propósito de nuestro existir, convirtiendo nuestra vida en algo sin sentido, sin poder crear la energía necesaria para saber afrontar lo bueno y lo malo que nos toca vivir en el día a día.

Entonces ¿qué es la espiritualidad? Antes que nada, no debemos confundir espiritualidad con  religión, además esta no necesita expresarse a través de ninguna fe, ritual o doctrina, aunque todas la usan como fuente de conocimiento. La espiritualidad es tener un buen reconocimiento de nuestra identidad espiritual  y de los valores que necesitamos para vivir,  es estar seguros de lo que valemos y, del aporte que queremos dejar en este mundo, a través de nuestras acciones diarias, es el camino para llegar a sentirnos más felices.

Sant Rajinder Singh Ji Maharaj, dice que la espiritualidad es “una ciencia que busca encontrar las respuestas de quiénes somos, qué somos, por qué estamos aquí, de dónde venimos y a dónde vamos después de morir […]La espiritualidad es un despertar a la conciencia divina que está dentro de nosotros”.

Siempre se dice que es importante inculcar la espiritualidad a los niños, que esta se aprende dentro del núcleo familiar y, que luego cuando somos adultos esta forma parte de nuestro estilo de vida. Aprendemos a ser espirituales cuando nos enseñan a compartir con nuestros hermanos, cuando aprendemos a ceder, a perdonar y pedir perdón, cuando nos enseñan la compasión, la caridad, cuando aprendemos que hay un Dios o un ser superior que es amor y, que podemos recurrir a él cuando lo necesitamos.  Pero si no tuvimos la suerte de aprender la espiritualidad de niños, o los ruidos externos  -conforme hemos crecido- han callado la voz profunda de nuestra alma, podemos empezar ahora, quizá de adultos cueste más, pero, si sabemos que esta nos permitirá una vida más plena y feliz, podemos intentarlo. Su práctica nos da bienestar emocional y también físico, nos permitirá ser mejores personas, tanto en la vida personal, como profesional

En el ‘Foro de reiki y crecimiento interior, dicen que la espiritualidad nunca se puede disociar de nuestro estilo de vida, que es una energía no-material que gobierna nuestra forma de actuar frente a las personas y acontecimientos diarios. “Así como existen leyes que gobiernan la materia, del mismo modo hay leyes espirituales. La ley del Karma, la ley espiritual de causa y efecto, nos informa de nuestra propia responsabilidad en relación a cómo nos comportamos y, la consecuencia de nuestras acciones.”

La espiritualidad podemos practicarla a través de la amabilidad, del altruismo, de la generosidad, la solidaridad, el voluntariado, de estimular la esperanza, el amor y el bienestar del mundo, de buscar el verdadero propósito de nuestra existencia. Aunque en un principio todo esto os parezca muy idílico, esta práctica, que se refuerza con la meditación, permite que nos sintamos más felices y conectados con nuestro interior. Algunos conocedores del tema nos recomiendan algunas prácticas para ser más espirituales,  como la web ‘Caminos del ser’,  aquí os dejo un resumen.

Diez formas de logar que tu vida sea más espiritual:
  1. Comienza tu día en paz, sin apuros. Por la mañana, si debes despertarte a una hora determinada, pon el reloj diez minutos antes. Abre los ojos de forma consciente, tranquila, dale permiso y tiempo a tu alma a que se haga presente en tu día.
  2. Agradece que estás vivo, que un día nuevo se abre y cosas inesperadas y bellas sucederán. Luego levántate y no pierdas esta conexión.
  3. Has todo tranquilo, paso a paso. Toca el agua, el pan, mira tu casa, el sol, la mañana, y respira profundo. Respira la vida.
  4. Bendice, todo lo bueno que te sucede.
  5. Camina, mira, escucha, saborea y, toca conscientemente, agradece por cada cosa que eres capaz de hacer.
  6. Saluda a tus hijos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo de forma amorosa y consciente. Mira con amor a tu alrededor.
  7. Transfórmalo todo en un ejercicio espiritual. Esto es poner conciencia cada día. 
  8. Conecta con tu Dios, con el ser superior que hay dentro de ti.
  9. Todo lo que hagas, que sea de la mejor forma posible, dirige tu vida.
  10. Piensa positivamente, usa tu entendimiento espiritual para mejorar.

 

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment