Sensatez

“SENSATEZ, DINERO y CONSEJO del VIEJO”

Siempre que hago un nuevo post me inspiro en algo que me ha sucedido, o que  le está  pasando a  alguien cercano a mí; estoy convencida de  que la experiencia propia y ajena  es muy enriquecedora y…

que  uno de los objetivos de la vida es aprender de todas las experiencias felices o desdichadas, de alegría o dolor, de fracaso o de éxito; ya que nos permite prevenir errores, corregir  el camino, o que nos da ánimos para llevar a cabo algo que pensábamos que era muy difícil. “Entre hombre y hombre no hay gran diferencia. La superioridad consiste en aprovechar las lecciones de la experiencia”. (Tucídides 460 -396 AC Historiador ateniense).

Con todo lo que está pasando en nuestro entorno, con las noticias lamentables que trae la crisis en España, como el drama de los desahucios y el paro, creo que debemos reflexionar sobre la sensatez, una sensatez que debemos apoyar en experiencias propias y ajenas. Creo que la sensatez es fundamental para vivir bien, y consiste en el buen juicio, en tener cordura, se trata de ser objetivo, racional y no actuar por antojos, es la  capacidad de sopesar las consecuencias antes de actuar, de no aventurarse en proyectos de difícil pronóstico.

Uno de los principales aspectos de la sensatez en nuestra vida, es la relación que tenemos con el dinero. Si nuestra vida gira en función del dinero, nuestra vida pierde sentido, es un bien necesario que debemos usar con prudencia y sensatez, es verdad que con este logramos muchas cosas, pero también puede ser nuestra perdición, hay gente que por  dinero se juega la vida, pierden amistades, traiciona y hasta pierde su propia dignidad. “De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero” (Benjamín Franklin).

¿Cómo es posible que valoremos a alguien según la cantidad de dinero que tenga, sin importarnos cómo lo haya obtenido? Una vez escuché ‘lamentablemente queremos ser como los corruptos que tienen dinero’, y yo digo que lamentablemente hay quien piensa así.  “Al perro que tiene dinero se le llama señor perro” (proverbio árabe).

Ahora toca aprender de la experiencia propia y ajena, toca ser solidarios. Toca ser sensatos en cuanto a nuestras emociones y pasiones, se trata de vencer nuestras debilidades y reforzar valores como la generosidad y modestia. A todos nos gusta tener acceso a lo material, pero quizá ya es hora de dedicar más tiempo a enriquecer nuestro interior, de enriquecernos espiritualmente para poder soportar la avalancha de lo superfluo y del consumismo sin sentido, de ser más sensatos. Toca buscar la felicidad a través de la solidaridad, de pensar más en el dar que en el tener, de ser cada vez más rico espiritualmente.

Os dejo algunas reflexiones y preguntas, espero poder responderlas con vuestra ayuda en futuros post: ¿No pensáis que a veces lo malo que nos pasa es por falta de sensatez y prudencia en nuestro pensar y actuar?  ¿No crees, que de alguna forma, todos tenemos parte de culpa de lo que pasa en nuestra sociedad, porque somos piezas del gran engranaje que es el mundo? ¿Podemos justificar la insensatez con la frase de George Eliot:  ‘Nadie puede ser sensato con el estómago vacío? 

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment