Lecciones para ser feliz

LECCIONES PARA SER FELIZ

Hace poco hablando con mi madre, una asidua seguidora de este blog, aunque no está muy bien que lo diga, pero es verdad,  me dijo, “todo lo que escribes es muy bueno, si pusieras en práctica todo lo que dices…”

Pues es cierto que en casa del herrero cuchillo de palo, aunque la verdad es que gracias a este blog he aprendido a ver la vida desde otra perspectiva. Aunque a veces, el día a día y la rutina, me envuelven.

Actualmente reflexiono mucho más y, estoy más consciente sobre las cosas que me hacen feliz; ahora creo que realmente lo más importante en esta vida es ser feliz, que hay que ser feliz por nosotros mismos y por los demás, por nuestros padres y por nuestros hijos, de otra manera esta vida deja de tener sentido y, como dice Joan Manuel Serrat: “Al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca  se ha de volver a pisar, para lograrlo hay que ir haciendo camino al andar”.

Todos sabemos que el tiempo pasa rápido, y cuantos más años tenemos, más rápido parece que pasa, por eso trato de disfrutar cada día, con sus rutinas, con sus problemas, aunque si somos conscientes aprenderemos a descubrir aquellas cosas que nos dan felicidad: puede ser el canto de un pájaro o la noticia del nacimiento del bebé de una amiga. Facundo Cabral decía: “Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia…Eso lo aprendí de mi madre que fue la primera buena noticia que conocí. Se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo, llegaba la felicidad y la distraía, nunca usó agenda porque sólo hacía lo que amaba, y eso se lo recordaba el corazón. Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo para hacer otra cosa. De mi madre también aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer (o al hombre) que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo”.

El ser felices no es tema de un día, hay que trabajar a diario para conseguirlo, no se trata de trabajar sólo por un tiempo en nosotros mismos, si empezamos a cambiar no debemos dormirnos en los laureles -creo que a esto último se refería mi madre-  la búsqueda de la felicidad es para toda la vida, y tenemos que estar seguros de que podemos  lograrlo.  Louise L. Hay, en su libro ‘El Poder está dentro de ti’, nos dice: “…hay un Poder en el interior de cada uno de  nosotros capaz de orientarnos amorosamente hacia la salud perfecta, las relaciones perfectas, la profesión perfecta, y que nos puede ofrecer prosperidad de todo tipo. Para obtener estas cosas, primero tenemos que creer que son posibles”.

He llegado hasta aquí y aún me queda mucho trabajo por hacer; os invito a continuar con vuestra búsqueda y que no la abandonéis. También es importante que liberemos nuestra mente de aquellos pensamientos que no nos dejan avanzar, para dar paso a todo lo nuevo, a lo que nos renueva y da felicidad y, no olvidar, que somos lo que pensamos. 

Quiero terminar con esta interesante lección de vida de Facundo Cabral: “Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas. Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas no puedo ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes”.

Angelica Sanchéz-Moreno Alzamora
angelica.sanchezmoreno5@gmail.com
No Comments

Post A Comment